¿Los niños pueden enfermarse de Covid 19 y contagiarlo?

 

Georgia, 31 de julio de 2020, el CDC (Center for Disease Control en Estados Unidos) reporta un alarmante caso de contagios en un campamento de verano a finales de junio. De los 600 asistentes, la mayoría adolescentes y niños, 44% salieron positivos después de que un adolescente enfermara gravemente, lo que arroja interrogantes sobre la posible taza de contagio en niños y adolescentes en vísperas a regreso a clases… (1)

Esta inesperada noticia cae como un balde de agua fría sobre las autoridades que, a raíz de los datos existentes, confiaban en que la baja taza de contagio entre los menores permitiría un regreso a clases con relativa seguridad.

En realidad, como con todo lo que tiene que ver con el Covid 19, hay una gran incertidumbre  sobre la capacidad que tienen los menores de transmitir el virus SARS-cov-2, responsable de la enfermedad…

Millones de niños alrededor del mundo han permanecido resguardados en sus casas durante tres o cuatro meses. ¿Qué pasará ahora que se acerca el regreso a clases? ¿Es responsable y seguro dejarlos ir y venir de la escuela todos los días, pasar tiempo con sus compañeros y el personal de la escuela, así como todo lo que sucede en el proceso de transporte hacia la escuela y luego a casa?

Será que se conviertan en mega transmisores de un virus y al final, por querer dinamizar la economía, acabemos multiplicando los contagios, volviendo al confinamiento y subiendo las cifras de decesos?

Abrir, o no abrir las escuelas, es una decisión con muchas consecuencias.

Pero, ¿Qué dicen los especialistas? 

Todo empezó en enero, con un artículo de la revista científica The Lancet donde se presentaba el caso de un niño de la ciudad de Shenzhen que acababa de regresar con su familia de las vacaciones de Año Nuevo en Wuhan, China. La mayoría de los adultos de la familia eran sospechosos de haber contraído alguna enfermedad, y al aplicárseles las pruebas resultaron positivos. La familia insistió en que se le realizaran estudios también al niño, aunque no presentaba ningún síntoma, y al realizársele radiografía de tórax se descubrió que tenia neumonía y era un claro transmisor del virus. (2)

Esta fue la primera señal de alerta de la posibilidad de que niños asintomáticos fueran transmisores potenciales del virus. 

A seis meses de este incidente, aún no se tienen respuestas claras.

Entonces, ¿Qué es lo que sí sabemos sobre el coronavirus y los niños?

Sí sabemos que, cuando los niños se enferman de Covid 19, la gran mayoría se enferma muy levemente;  y sabemos que muchos son asintomáticos.

¿Qué tanto pueden transmitir los asintomáticos? 

No lo sabemos con seguridad, pero lo que es claro es que hay ciertos aspectos que pueden hacer que se conviertan en importantes focos de contagio:

  • los niños pequeños no tienen tan buena higiene; es difícil que se laven las manos con regularidad, tocan todo lo que está a su alcance y siempre se están llevando las manos a la cara y la boca.
  • es muy difícil que guarden la distancia
  • puede ser  complicado que mantengan la mascarilla puesta
  • los niños que asisten a las guardería o a las escuelas tienen mucho contacto con otros niños y adultos, que a su vez también lo tendrán con otros grupos de personas. Será un enorme efecto multiplicar que subirá muchísimo las posibilidades de transmisión del virus.

Los expertos explican que hay varias razones por las que los niños parecen ser mas resistentes al virus (3) :

  1. porque su sistema inmune es mas fuerte
  2. porque el receptor que el virus utiliza para invadir el cuerpo es menos maduro en los niños y por ello es mas difícil desencadenar una infección
  3. Los niños tienen menos enfermedades crónicas que los adultos, como presión alta y diabetes..

Pero…¿no será también que la razón por la que los niños parecen ser menos sensibles al virus es porque han permanecido mucho más encerrados que los adultos durante el confinamiento? ¿qué va a pasar cuando todos salgan y estén en contacto con tantas personas? ¿Será que se contagien y enfermen más?

¿Y cómo investigar cuando no hay síntomas?¿Cómo sabes a qué niño hacerle la prueba si no tiene ni fiebre, ni tos, ni ninguno de las señales de la enfermedad?

Todas estas preguntas, más el alto nivel de contagios que prevalece en la República, pueden haber sido las que llevaron al gobierno de México a la decisión de no abrir las escuelas el 10 de agosto, con estaba previsto, optando en cambio por permanecer en un esquema a distancia hasta lograr el semáforo verde. 

Sabemos que las escuelas privadas están investigando esquemas “híbridos” con ciertos periodos presenciales en la semana. Será vital un monitoreo serio para tomar las medidas necesarias en caso de alerta.

Finalmente, no es sólo que nos preocupen los niños, nos preocupan también los adultos con los que conviven, y que al estar los niños más expuestos por ir a la escuela, contagien a sus maestros, al personal de la escuela, a sus padres y a sus abuelos, provocando un efecto multiplicador que nos regrese a la emergencia; cosa que nadie desea.

  1. (1)1024 MMWR / August 7, 2020 / Vol. 69 / No. 31 US Department of Health and Human Services/Centers for Disease Control and Prevention
  2. (2)A familial cluster of pneumonia associated with the 2019 novel coronavirus indicating person-to-person transmission: a study of a family cluster. Published:January 24, 2020 https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)30154-9

(3)  Dr. Kaileen Rivers en “Covid 19 podcast. Will kids spread COVID to teachers?” 5 de agosto   2020